Zorro volador filipino (Acerodon jubatus)

El zorro volador filipino, también conocido como zorro volador de corona dorada gigante, es uno de los mamíferos más curiosos de cuantos existen. En esta entrada compartimos información relacionada con las características físicas, el hábitat y el estado de conservación de este murciélago o zorro volador gigante de las Filipinas.

Pero, ¿qué es un zorro volador filipino gigante? El murciélago zorro volador filipino es un mamífero alado perteneciente al suborden megachiroptera (o suborden de los grandes murciélagos). Se les conoce como zorros voladores porque cuentan con un hocico y unas orejas que recuerdan al hocico y a las orejas de los zorros comunes (vulpes vulpes) que, además, son diferentes a la trompa y a las grandes orejas de los murciélagos “comunes” que todos conocemos y que forman parte del suborden microchiroptera (o suborden de los pequeños murciélagos).

La historia y los nombres del zorro volador filipino

Este murciélago gigante fue descrito por primera vez en 1831 por Johann Friedrich von Eschscholtz un destacado naturalista báltico-alemán que estudió diversas especies del pacífico. Desde la primera descripción del zorro volador se han descubierto tres subespecies, una de las cuales ya se encuentra extinta. A continuación, mencionamos las subespecies de murciélagos acerodon jubatus:

  • Acerodon jubatus jubatus: la subespecie descubierta por Eschscholtz.
  • Acerodon jubatus mindanensis: esta subespecie fue descrita por el danés Knud Christian Andersen en 1909.
  • Acerodon jubatus lucifer: este murciélago fue descubierto por el estadounidense Daniel Giraud Elliot en 1896, en la actualidad la subespecie está extinta.

El nombre ciéntífico que Eschscholtz le dio al murciélago zorro volador filipino fue pteropus jubatus. En la actualidad se le conoce con el nombre científico de acerodon jubatus, esta denominación científica se compone de dos palabras que se refieren a:

  1. El género acerodon de los murciélagos
  2. La voz latina jubatus que puede ser traducida como “tener melena o tener cresta”.

Este mamífero alado es conocido con muchos nombres comunes, curiosamente casi todos hacen referencia al color de su pelaje (sobre todo el de la parte superior de su cuerpo) y no a su tamaño. Así, es conocido como:

  • Zorro volador gigante de corona dorada
  • Zorro volador filipino gigante
  • Zorro volador de cabeza dorada
  • Murciélago diadema de Filipinas
  • Zorro volador de corona dorada de Panay
  • Murciélago de la fruta de capa dorada
  • Murciélago de la fruta de Panay
  • Murciélago de la fruta filipino

Los cazadores de murciélagos nativos de las selvas de Filipinas conocen a este mamífero como: bantay bahay, lo que puede traducirse como “guardián casero”. Es llamado así, porque según explican los lugareños, el murciélago gigante rara vez abandona las zonas del bosque que habita, aunque puede trasladarse grandes distancias a otras áreas boscosas en búsqueda de alimento o huyendo de los depredadores y las amenazas.

Características del zorro filipino volador

El zorro volador gigante tiene tres características muy distintivas que pueden percibirse a simple vista:

  • El tamaño
  • El color
  • La forma del hocico y las orejas

En cuanto a la longitud y peso del zorro volador filipino gigante, debemos señalar que existen dos especies que superan al acerodon jubatus en peso, exactamente:

  • El pteropus medius también llamado “el gran zorro volador de la india”
  • El pteropus neohibernicus conocido como “gran zorro volador”

Pero en longitud el zorro volador filipino gigante es el murciélago más grande de todos. El tamaño de estas criaturas se determina midiendo la envergadura alar, y el acerodon jubatus tiene una envergadura alar de un metro y medio, aunque también se han registrado ejemplares con una extensión alar mayor, de hecho, el ejemplar considerado como el zorro volador filipino más grande del mundo tiene una envergadura alar de un metro setenta.

Aunque son criaturas con un tamaño notable, la verdad es que son animales bastante livianos. El zorro volador filipino puede pesar como máximo un kilo con cuatrocientos gramos, mientras que el promedio llega a pesar un kilo con doscientos gramos. Esta es una especie donde existe un marcado dimorfismo sexual, sobre todo en el aspecto del tamaño, las hembras de la especie son más pequeñas que los machos, pero la diferencia solo resulta apreciable cuando existen varios ejemplares juntos que permitan hacer la comparación.

¿De qué se alimenta el murciélago zorro volador?

Se trata de un animal con un régimen de alimentación predominantemente frugívoro, lo que quiere decir que se alimenta de frutas. Aunque también se sabe que este murciélago es folívoro pues suele comer hojas de ciertos árboles de los bosques filipinos.

La fruta predilecta de este murciélago es la fruta del árbol ficus benjamina (ficus variegata) y el higo caído (ficus subcordata) que son sus fuentes principales de nutrientes. A pesar de que el zorro volador tiene una dentadura que se asemeja a la de un perro, este no consume proteína animal. Los biólogos especialistas explican que la combinación de hojas y frutas que comen los zorros voladores filipinos les proveen los nutrientes y minerales suficientes para que puedan desarrollarse sin problemas. El zorro volador filipino bebé es amamantado por la madre las primeras semanas de vida y luego comienzan a comer brotes e higos.

Hábitat del zorro filipino volador

El área de distribución del zorro volador gigante se limita al territorio filipino. Su hábitat son las zonas boscosas que no han sido intervenidas por el hombre. Estudios han demostrado que estos murciélagos abandonan los lugares con constante actividad humana, como las zonas de explotación maderera. También suelen formar colonias cerca de las fuentes naturales de agua como lagos, ríos y riachuelos, pues tienen unos notables hábitos higiénicos: se lavan la cara, la boca y se cepillan el pelaje con agua fresca. Los especialistas explican que esta costumbre tiene propósitos de supervivencia, pues si se mantienen limpios evitan parásitos, enfermedades e infecciones y además no desarrollan ningún tipo de olor que sirva a sus depredadores para ubicarlos con facilidad.  

Comportamiento

Los zorros voladores filipinos son criaturas nocturnas. Duermen la mayor parte del día, pero en ocasiones realizan ciertas actividades durante las primeras horas de la mañana como acicalarse y asearse. También suelen utilizar las primeras horas del día para luchar y reproducirse.

Reproducción del zorro volador

Es poco lo que se conoce sobre la reproducción del zorro volador. Se sabe que una madre puede tener un zorro volador bebé por año y que, en ciertas islas de filipinas, como la isla de Negros, los bebés de zorro volador nacen entre abril y mayo, mientras que, en otras islas, como Maripiri, los bebés nacen entre mayo y junio.

Estado de conservación

El zorro volador filipino gigante se encuentra en la lista de animales amenazados. La población del acerodon jubatus en los últimos 30 años ha disminuido en más del cincuenta por ciento. Las principales amenazas a las cuales se enfrenta este animal son la caza indiscriminada (es cazado por los locales para aprovechar su carne) y la deforestación intensiva de los bosques.

Curiosidades del zorro volador filipino

En este apartado listamos algunos datos curiosos sobre el murciélago zorro volador filipino.

  • Como todos los murciélagos de la fruta, el zorro volador filipino carece de cola y es una característica que los diferencian de los micro murciélagos.
  • No cuentan con ecolocalización, los biólogos explican que la ecolocación es una característica que los grandes murciélagos perdieron en algún punto de la evolución puesto que el proceso de ecolocalización laríngea requiere un gran consumo de energía que los especímenes más grandes no pueden compensar porque ya están invirtiendo buena parte de su energía en el vuelo.
  • Duermen de cabeza, como todos los murciélagos, pero sus alas son tan grandes que pueden arroparse por completo, tal como si estuvieran cubiertos por una enorme capa.  
  • Pueden volar grandes distancias en busca de comida y de bosques que reúnan las mejores características para vivir. Pueden desplazarse más de dieciséis kilómetros en una sola noche. Los estudiosos de estas especies han registrado desplazamientos de más de cuarenta kilómetros, aunque es poco probable que se desplacen esa distancia en una sola noche.
  • Tienen un agudo sentido del olfato con el que localizan su comida.
  • Los biólogos consideran que el rol ecológico que cumple el zorro volador filipino en su ecosistema es el de ser un distribuidor de semillas de frutas de un lugar a otro. Aunque el impacto de la labor de distribución de semillas no ha sido registrado por los científicos, se cree que ha tenido influencia en la propagación de ciertas especies vegetales en los bosques filipinos.  
  • En los años veinte del siglo pasado, las colonias de estos mamíferos podían superar los ciento veinte mil ejemplares, en la actualidad las colonias más grandes apenas cuentan con cinco mil individuos.