Tiburón blanco

Tiburón blanco

El tiburón blanco o jaquetón blanco es una de las especies marinas más grandes y temidas por el hombre. Pero este tipo de tiburones ¿es realmente una amenaza? En esta entrada te contamos todos los detalles sobre la vida del gran tiburón blanco.

¿Qué clase de criatura marina es el tiburón blanco? 

Gracias a lo que dice la ficción sobre el tiburón blanco, se suele creer que este animal es un tipo de monstruo de los océanos. La verdad es que solo es un pez que pertenece a la familia de los Lamniformes. El nombre científico del tiburón blanco es Carcharodon Carcharias y significa: de dientes agudos.

Claro, si además te decimos que Lamniformes significa pez de presa o pez depredador puede que no contribuyamos en lo absoluto a cambiar la imagen que se tiene sobre estas criaturas. Pero, para hacer honor a la verdad, y a las estadísticas, el tiburón blanco está más amenazado por el hombre, que el hombre por el tiburón, pero de eso te hablaremos más adelante. Mientras, veamos cuáles son los rasgos físicos que caracterizan a este magnífico animal.  

Características del tiburón blanco

Para saber cuál es el tiburón blanco de entre varias especies de tiburones debemos observar sus características. No tienes que ser un biólogo experto en vida marina y en tiburones para reconocer al tiburón blanco, solo tienes que prestar atención a estos atributos que te listamos a continuación:

Anatomía del tiburón blanco

Una de las preguntas más habituales que podemos formular de este escualo es ¿cómo es un tiburón blanco? Por eso a continuación la respondemos:

El primer rasgo distintivo de la anatomía de un tiburón blanco no es su tamaño. La característica que mejor distingue a un Carcharodon Carcharias es su boca.

La boca y la mandíbula del tiburón blanco

De todas las partes de un tiburón blanco las más populares son, sin lugar a duda, su mandíbula y su boca. De hecho, todas las especies que forman parte de la familia a la cual pertenece el gran tiburón blanco (y que se conoce como la familia Lamniforme) tienen como rasgo distintivo la mandíbula y la boca.

La mandíbula del escualo jaquetón blanco, como en todos los tiburones, no forma parte de su esqueleto, sino que se une con el resto del cuerpo a través de una serie de músculos y tejido cartilaginoso. El esqueleto del tiburón blanco está formado de cartílago que es un tejido ligero, esponjoso y flexible, pero las mandíbulas, por su parte, son unas estructuras más rígidas capaces de resistir choques directos y de propinar ataques mortales a sus presas pues pueden aplicar una presión de mordida de más de cuatro mil libras de fuerza.

Una característica muy propia de la mayoría de los tiburones es su nivel de apertura mandibular. Esta cualidad alcanza unos niveles espectaculares en el tiburón blanco que puede mover sus mandíbulas a voluntad, de manera independiente. Es decir, puede hacer que la mandíbula superior se desplace hacia adelante y que la inferior se mueva hacia atrás, o viceversa. Esto le permite cercenar a sus presas de una forma en la que ningún otro depredador conocido puede hacerlo. 

Si quieres reconocer a un tiburón blanco debes recordar eso que suelen decir de: una sonrisa de oreja a oreja. Puesto que su abertura bucal (cuando sus mandíbulas estás cerradas) describe una línea curva pronunciada y angulosa que se extiende bajo su hocico y que podría recordar a una siniestra sonrisa.

Ya cuando el Carcharodon Carcharias abre su boca quedan expuestos sus dientes, que también te ayudarán a reconocerlo y son tan especiales que merecen mención aparte.

Los dientes del tiburón blanco

No se puede hablar del tiburón blanco sin mencionar sus dientes. No en vano el nombre científico del gran tiburón blanco (Carcharodon Carcharias) hace referencia directa a su dentadura.

Las piezas dentarias del tiburón blanco tienen una forma muy característica. Cada uno de sus dientes es un triángulo isósceles que combina filo y sierras que bien recuerda a las picas de ciertas lanzas. Curiosamente, aunque se tratan de dientes poderosos, no están diseñados para masticar. Por eso estos escualos no mastican a sus presas, en lugar de eso las tragan enteras o les van propinando mordidas para cercenarlas y así poder engullirlas por partes.

A diferencia de la mayoría de las especies marinas y terrestres dentadas que poseen una sola hilera de dientes permanentes, definitivos e irremplazables, el jaquetón blanco pueden llegar a tener hasta tres filas de dientes reemplazables. Es decir, que detrás de la primera línea de dientes que está más expuesta puede haber hasta dos filas dentadas. Estas hileras de dientes sirven de reemplazo, así los dientes del tiburón blanco se van sustituyendo durante toda su vida. Es un animal que no puede permitirse quedar sin dentadura, por eso la evolución lo ha dotado de esa capacidad de estar siempre dentados.

¿Cuál es el color del tiburón blanco?

Podría parecer una pregunta absurda, pero tiene mucho sentido puesto que el tiburón blanco no es del todo blanco. En realidad, la piel del tiburón blanco es en su mayoría gris, salvo en la parte inferior donde tiene el tono que le da el nombre. La razón por la cual tiene el vientre blanco es porque funciona como camuflaje, así los animales que nadan debajo de él pueden llegar a creer que no se trata de una criatura marina, sino que son los rayos del sol que se reflejan en la superficie.

El cuerpo del tiburón blanco

El cuerpo del tiburón blanco también tiene sus particularidades. Los biólogos describen el cuerpo de este escualo como: fusiforme, esto quiere decir que su cuerpo es largo y que se va haciendo angosto en los extremos. Esto es algo que se observa con facilidad en los tiburones blancos, pues en la cabeza y en la cola son más angostos, en comparación con la zona del vientre, lo que les da una apariencia más corpulenta y agresiva, en contraste con otros tiburones que son planos.

¿Cuánto mide un tiburón blanco?

Un tiburón blanco puede llegar a medir seis metros y medio y en ciertos casos excepcionales incluso pueden llegar a los siete metros. Las hembras de esta especie son más grandes que los machos y el tamaño está directamente relacionado con la edad.

Sobre el tamaño de un tiburón blanco los investigadores mantienen un debate, pues existen registros que señalan capturas de escualos de más de siete metros. Aunque la veracidad de esos informes es discutible, los expertos tampoco se niegan a la posibilidad de que en los océanos puedan encontrarse tiburones blancos cuyas dimensiones sobrepasen la media.

El tiburón blanco más grande del mundo registrado

El tiburón blanco denominado también Gran Tiburón Blanco es un pez de grandes dimensiones, pero el tiburón más grande del mundo jamás visto es un ejemplar de carcharodon carcharias hembra conocida como Deep Blue, que en el año 2015 medía más de seis metros.

Este tiburón fue visto por primera vez en el año 2013 y desde entonces ha sido avistada en varias ocasiones. Deep Blue ha sido fotografiada, grabada en video e incluso algunos investigadores han buceado junto al enorme ejemplar de escualo, lo que demuestra que nadar con tiburones blancos es posible.

¿Cuánto pesa un tiburón blanco?

Un tiburón adulto puede llegar a pesar desde mil quinientos a mil novecientos kilos.

Como ocurre con otros aspectos relacionados con estas criaturas, tampoco se sabe con precisión su peso y todo son estimaciones, existen varios factores que dificultan poder determinar con exactitud el peso del tiburón blanco. Uno de estos factores es el particular de la alimentación, debido a que el peso de los tiburones puede variar atendiendo a si un ejemplar comió recientemente, o no;de si es un depredador más eficaz o con más experiencia;o también por el aumento o disminución de presas en la geolocalización donde reside el tiburón blanco.

La cabeza del tiburón blanco

La cabeza del tiburón blanco es cónica y termina en punta, donde se encuentran las narinas o fosas nasales, pero estos no son los únicos orificios que se hayan en la cabeza de estos escualos, a los lados se hayan los ojos, más atrás los espiráculos y los oídos. 

Dado a que su esqueleto está conformado por cartílagos, hace que incluso el cráneo del tiburón sea flexible. Es esta flexibilidad la que le permite a la boca de estos escualos abrirse a unos niveles y ángulos que serían imposibles en otros animales. Cuando el tiburón blanco abre sus mandíbulas al máximo su cabeza adquiere otra forma. 

Las aletas del tiburón blanco

Las aletas de los tiburones sirven para darles estabilidad e impulso en el nado.

Los tiburones blancos tienen ocho aletas:

  • Dos aletas pectorales de gran tamaño que los ayudan con la direccionalidad lateral del nado.
  • Dos aletas dorsales, una grande que se encuentra justo en medio del lomo del pez y es uno de sus rasgos distintivos pues es la aleta que asoma fuera del agua cuando el tiburón nada cerca de la superficie. La segunda aleta dorsal es la más pequeña y se ubica cerca de la cola próxima a la aleta caudal.
  • Dos aletas pélvicas.
  • Una aleta anal.
  • Una aleta caudal o cola que en el caso del tiburón blanco sirve para impulsar el nado.

Los sentidos del tiburón blanco

Los sentidos del gran tiburón blanco son bastante agudos.

  • La vista del tiburón blanco es quizá su sentido menos desarrollado, pero eso no quiere decir que vean mal.
  • El olfato es uno de sus sentidos más agudos, gracias a su gran capacidad olfativa puede detectar a sus presas.
  • Poco se ha hablado del oído del tiburón blanco, pero estudios recientes demuestran que posee una alta capacidad auditiva.

Pero estos no son los únicos sentidos que poseen estos escualos, también cuentan con la línea lateral y la ampolla de Lorenzini que sirven para detectar con altísima precisión las alteraciones electromagnéticas que se producen en el agua. 

¿Qué come el tiburón blanco?

El tiburón blanco se alimenta de otras criaturas marinas, pero no todos los tiburones comen igual. La alimentación de los tiburones blancos varía en función de su tamaño / edad. Así los ejemplares más jóvenes, que son los más pequeños, comen principalmente peces, como sardinas, merluzas, pequeñas tortugas y cangrejos. Por su parte la nutrición del tiburón blanco adulto está basada en animales de mayor tamaño, entre los que se encuentran:

  • Tiburones.
  • Rayas.
  • Atún.
  • Delfines.
  • Leones marinos.
  • Focas.
  • Lobos marinos.
  • Tortugas.
  • Ballenas.

¿Cómo comen los tiburones blancos?

Los tiburones blancos cuentan con una gran boca y una poderosa mandíbula con la que cazan. Después de capturar a su presa los tiburones pueden comerla de las siguientes formas:

  1. Engulléndola de un solo bocado, sin masticar, pues estos animales no mastican. Esto ocurre en los casos en los que el tamaño de la presa lo permite.
  2. Cercenando a la presa con sus dientes y mandíbulas y comiéndola luego en varios bocados, que es lo que hacen cuando han cazado a un animal de gran tamaño.

Los tiburones blancos cazando son bastante agresivos, pero debemos decir que también lo son mientras comen. Incluso pueden dar saltos y salir del agua algunos metros para embestir a sus capturas y agitar sus cabezas con fuerza mientras muerden a sus presas para dividirla y poderla tragar con facilidad.

¿Cuántos años vive el tiburón blanco?

Esta es una de las preguntas sobre el tiburón blanco que los aficionados a los escualos y a la vida marina se hacen con frecuencia, los tiburones son animales longevos y pueden llegar a vivir de cincuenta hasta setenta años.

Los científicos discrepan al respecto de cuantos años puede vivir el tiburón blanco. Algunos sostienen que el carcharodon carcharias puede vivir hasta un siglo. Mientras que otros aseguran que la edad máxima que logran alcanzar estos peces cartilaginosos es de setenta años. En todo caso debes tener en cuenta que son estimaciones.

¿Dónde vive el tiburón blanco?

El tiburón blanco habita en las zonas marinas y oceánicas cuya temperatura oscila entre los diez y los veinticinco grados Celsius. Se encuentran principalmente en:

  • La Costa Suroccidental de los Estados Unidos,
  • Las aguas del Mediterráneo,
  • Las costas al sur de África,
  • Oceanía,
  • El mar del Japón o mar del Este y
  • Las costas chilenas.

La vida de un tiburón blanco

Aunque este es un animal que, por su ferocidad y belleza fascina al hombre desde la antigüedad, la verdad es que la vida del tiburón blanco es en gran parte un misterio.

Se conocen y han estudiado ciertos aspectos del ciclo vital de estos escualos, pero es mucho lo que se ignora. Esto también puede ser visto como que aún hay mucho campo abierto para la investigación y el estudio de estas criaturas. A continuación, compartimos contigo algunos aspectos relacionados con la vida del gran tiburón blanco. 

La reproducción del tiburón blanco ¿Cómo nacen y se reproducen los tiburones blancos?

Pese a que es mucho lo que se ignora sobre los hábitos reproductivos del carcharodon carcharias, se sabe que tienen un tipo de reproducción conocida como ovovivípara. Lo que quiere decir que la madre lleva en su vientre los huevos hasta que emergen las crías. Las crías se desarrollan en huevos, pero no son depositados por la madre en el lecho marino, sino que los mantiene en el vientre hasta que las crías nacen. Esta forma de reproducción es una combinación del viviparismo y oviparismo así los huevos se incuban en la placenta. El tiempo de gestación del tiburón blanco es de once meses.

Un dato curioso relacionado con la reproducción de los tiburones blancos es que hasta la fecha los científicos no han podido observar el nacimiento de las crías de esta especie.

¿Cuántas crías tiene un tiburón blanco?

Los tiburones blancos pueden tener de tres a cuatro crías, en comparación con otras especies de escualos, los tiburones blancos no son muy prolíficos.

Ataques de tiburones blancos a humanos

Si bien hay más de cuatrocientas especies de tiburones, de tan solo tres especies de escualos se tienen registros de ataques a personas. Y los tiburones blancos se encuentran en esa lista de tiburones que más ataques han propinado a los humanos, pero también debemos decir que no es el tiburón más peligroso.

La mordida de tiburón blanco ocurre sobre todo en aquellos casos en los que las personas se encuentran en el agua con grandes cantidades de piel expuesta. Se cree que existe una correlación con el tipo de atuendo que utilizan las personas y los ataques de escualos. Así, aquellos que tienen trajes de buzo que cubren toda la piel y además cargan distintos accesorios como: tanques de oxígeno y máscaras tienen menos probabilidades de ser atacados.

Los científicos creen que esto se debe a que los tiburones pueden percibir las alteraciones electromagnéticas producidas por los animales, pero al tratarse de personas con la piel cubierta al completo, las vibraciones que producen son lo más parecidas a las que emiten los objetos que son arrojados al mar. Si alguien quisiera nadar con tiburones blancos y sobrevivir, debe tener ese dato en cuenta.

Tiburón blanco en peligro de extinción, causas y consecuencias

Actualmente se desconoce la cantidad exacta de tiburones blancos que existen en el océano, es considerada una especie vulnerable. Algunas personas se extrañan porque el tiburón blanco está en peligro de extinción, pero la verdad es que es un animal que reúne ciertas condiciones que lo convierten en una especie susceptible de extinguirse, por ejemplo: es un animal que se reproduce pocas veces a lo largo de su vida y que además tiene pocas crías. 

Otra de las causas es la pesca indiscriminada de esta especie. La pesca de tiburones blancos es más bien rara en comparación con la de otras especies, pero también es cazado para extraerle las aletas y las mandíbulas. También se ha hecho famoso el cartílago de tiburón como complemento alimenticio. Como consecuencia de estas acciones, sobre todo las humanas, ahora el tiburón blanco está en peligro de extinción.

Algunos investigadores sugieren que en la actualidad hay menos de tres mil quinientos ejemplares de tiburón blanco. La más grande consecuencia es que la extinción de este escualo representaría la desaparición absoluta del género carcharodon, del cual el tiburón blanco es la última especie que sobrevive. 

¿Por qué en los acuarios no hay tiburones blancos?

Muchas personas se preguntan por qué no hay tiburones blancos en los acuarios, algunos sugieren que se debe a su ferocidad, otros a su tamaño, pero la verdad es que estas no son las razones.

Los tiburones de todas las especies, a diferencia de otros peces, tienen unos bajos niveles de tolerancia al cautiverio. Incluso los tiburones que vemos en los acuarios y oceanarios viven el cautiverio con ciertos niveles de estrés a los que se terminan adaptando, pero el tiburón blanco no logra adaptarse a las condiciones de encierro, a continuación, te contamos las razones:

Se trata de un animal marino que se alimenta solo de lo que caza

El tiburón blanco es un depredador y todo lo que come tiene que ser cazado. En un ambiente de acuario resulta muy difícil proveerle animales vivos para que el escualo los cace tal como lo hace en el océano.

El tiburón blanco debe nadar de forma permanente

El tiburón blanco debe permanecer en movimiento constante para que el oxígeno pueda pasar a través de sus branquias, en un acuario resulta difícil garantizarle el espacio a una criatura de casi seis metros para que siempre se mantenga nadando, lo que nos lleva al siguiente punto:

Los tiburones blancos son unos nadadores de largas distancias

Los tiburones blancos son unas criaturas que se desplazan a sus anchas en el océano. Existen registros de tiburones que se han desplazado desde Australia hasta las costas africanas, ida y vuelta, en un periodo de tres trimestres. No hay forma de garantizarle en cautiverio tanto espacio a estos peces.

Tienen alta sensibilidad a los campos eléctricos

Esta hipótesis es sugerida por algunos especialistas que sostienen que los acuarios están formados por estructuras y materiales que tienen una carga electromagnética que difiere de la carga que los tiburones acostumbran a tolerar en su entorno.