Salamandra común

La salamandra común en un anfibio de costumbres muy terrestres y de hábitos nocturnos y crepusculares que durante el día se esconde bajo las piedras o entre la hojarasca del bosque.

Las salamandras son anfibios que les encanta la noche y aprovechan la oscuridad para cazar y hacer su vida. También les encanta la humedad por eso es normal verlas después de una tormenta o durante un día lluvioso. Durante el día a la salamandra le gusta esconderse bajo piedras, hojas, cortezas y troncos huecos.

Cuando comienzan los primeros fríos de invierno, las salamandras buscan un refugio bajo tierra donde pasar esta estación e hibernar. Después en el mes de marzo se despiertan de su gran letargo para empezar a aparearse.

Características de la salamandra común

La salamandra común es un anfibio urodelo terrestre inconfundible, que mide en estado adulto entre 20-25 centímetros, de los que casi la mitad corresponden a la cola. Tienen las patas robustas, el cuerpo aplanado y la cabeza grande, con los ojos prominentes.

La piel es lisa y muy brillante y presenta la característica coloración amarillo y negra, pero con diversas variaciones, desde todo negro con pequeñas manchas amarillas a todo amarillo con rayas negras en muy diversa proporción. Las manchas amarillas a veces se unen hasta formar franjas.

La vistosidad de la piel alerta de la desagradable y a veces tóxica segregación cutánea para alejar así a sus posibles enemigos. Dicha secreción venenosa de su epidermis, irrita las mucosas, y pueden incluso causar la muerte de mamíferos de pequeño tamaño.

Hábitat de la salamandra común

La salamandra común vive cerca del agua, en ambientes húmedos, bosques, prados de montaña y laderas umbrías de las mismas, superando incluso los 2000 metros de altura.

Las larvas de salamandra se encuentran en charcas y estanques poco profundos, siempre que las aguas sean muy puras. Por eso se dice que donde haya larvas de salamandra se puede beber con absoluta tranquilidad, porque estos anfibios solo aceptan las aguas completamente puras y cristalinas.

Es una salamandra poco abundante pero muy extendida por todo el territorio europeo, a excepción de zonas muy frías, la franja marítima de Levante e islas Baleares.

Alimentación, Que come la salamandra común

La salamandra común se alimenta de toda clase de insectos, gusanos, lombrices, arañas, babosas y otros pequeños moluscos.

Las larvas devoran todos aquellos pequeños animalillos que flotan en las aguas donde viven.

Reproducción de la salamandra

Las salamandras se aparean por la noche y en tierra, durante la primavera. Durante el parto la hembra sólo mete en el agua la parte posterior del cuerpo y pare larvas más o menos desarrolladas. Cuando son más maduras, la hembra las deposita en el agua, pero en zonas más abiertas, en donde prosiguen solas su ciclo de crecimiento.  

Pasados entre 2-5 meses, las salamandras pierden las branquias, y es entonces cuando ya pueden pasar del medio acuático al terrestre.