Pez morena

El pez morena es una criatura acuática emparentada con las anguilas que forma parte de la familia Muraenidae. Esta familia de peces es bastante numerosa, en la actualidad se reconocen dieciséis géneros y doscientas cinco especies. Si bien la gran mayoría de los peces morena habita en el mar, también existen especies que se encuentran en el agua dulce. Muchos rasgos como el color o el tamaño varían de especie a especie, pero es fácil distinguirlas por su apariencia similar a las serpientes.  

Mordedura

La mordedura del pez morena es temida por su potencia. El pez morena de mar tiene una mordida similar a la de los perros pitbulls, es decir: una vez que comienzan a aplicar presión con su mandíbula no sueltan a su presa, por esta razón las mordeduras de estos peces anguiliformes son considerablemente más dolorosas que las mordidas de otros animales de similar tamaño. Además, existen otros factores que convierten a la mordida de la morena en letal. Algunos de estos factores son:

  • El ángulo de inclinación de los dientes: los dientes de estos peces crecen de forma similar a los dientes del tiburón blanco (C. carcharias). Cuando una presa es mordida la orientación de las piezas dentales hace que para la presa sea difícil escapar. De hecho, alejarse de los dientes de estos animales es una maniobra que solo aumenta el nivel de destrucción de los tejidos. En algunas especies de morenas los dientes tienen la capacidad de moverse en función de la resistencia que ejerza la presa. De esta forma el diente no se rompe y la víctima no puede escapar.
  • Doble mandíbula: las mandíbulas faríngeas son una característica común en muchas especies de peces, pero solo la mandíbula faríngea del pez la morena cuenta con un alto grado de movilidad y suficientes piezas dentales como para aplicar presión de forma efectiva. La mordida de la morena es doble. Primero muerde con su mandíbula oral y luego los dientes de la mandíbula faríngea se aferran a los tejidos de la presa.
  • Toxinas: en el hígado de estos animales se encuentran altas concentraciones de ciertas toxinas que pueden resultar letales. Esas toxinas son segregadas por la piel y también se encuentran en la boca.

Es importante tener en cuenta que las mandíbulas de las morenas y las características de su mordida varían según la especie. Los miembros de la familia Muraenidae han desarrollado diferentes características evolutivas para adaptarse a las condiciones específicas del hábitat. Eso ha dado origen a mandíbulas de distintos tamaños y formas, con diferentes disposiciones de los dientes.

Características

Las características del pez morena la convierten en una criatura de apariencia temible que algunos comparan con un monstruo de la ficción. El rasgo fisionómico más destacable de estos animales acuáticos es su cuerpo alargado. Cuentan con una aleta dorsal extensa que comienza justo en el cuello y en muchos casos se extiende hasta la zona caudal y anal. El tamaño de estos peces varía, pero los más grandes pueden llegar a crecer hasta un metro y medio de largo. Los colores de estos peces son variados. Hay morenas negras, grises y marrones, pero también existen morenas coloridas con patrones moteados, rayados, con colores vivos como el amarillo, el verde, el naranja, el azul o incluso el blanco. Algunas especies de morenas pueden cambiar de color a voluntad para camuflarse mejor aprovechando los colores del entorno. La especie conocida como morena verde en realidad es marrón, lo que ocurre es que estos peces segregan una sustancia gelatinosa o moco y esto puede hacer que el pigmento natural luzca diferente. El moco que segregan estos peces anguiliformes está compuesto por toxinas y forma una capa protectora. Esa capa viscosa también les ayuda a desplazarse en las profundidades con facilidad sin sufrir por la fricción. También sirve para ocultarse entre la arena porque los granos y las pequeñas rocas se pegan a la piel del pez. Tienen una visión limitada, su sentido más desarrollado es el olfato que utilizan para conseguir presas y evitar a los depredadores.  

Comportamiento

Aunque estos peces tienen una apariencia aterradora, cuentan con una mandíbula poderosa y son temidos por buzos y submarinistas, en realidad son unos animales tímidos que evitan el contacto con los humanos y solo salen de sus guaridas para cazar cuando no hay amenazas en la zona. Las morenas suelen ser vistas con su mandíbula abierta lo que las hace parecer aún más peligrosas, pero esto no quiere decir que estén en posición de ataque. Lo que ocurre es que los miembros de la familia Muraenidae abren y cierran la boca de forma constante para respirar (al abrir y cerrar la boca empujan el agua hacia sus branquias para que estas se encarguen de obtener el oxígeno).  Son unos peces de hábitos nocturnos aunque algunos se adaptan a la actividad diurna en función de la disponibilidad de alimentos. Demuestran un comportamiento social y cooperativo (las morenas suelen cazar juntas). No toleran el cautiverio (muchas dejan de comer cuando se les encierra). Los ejemplares que habitan en zonas frecuentadas por buzos y submarinistas suelen ser más tranquilos y dóciles que aquellos que viven apartadas de todo contacto humano.

Alimentación

El pez morena se alimenta de pequeñas criaturas marinas como calamares, crustáceos, pulpos y otros peces.  

Reproducción

Estos peces se reproducen en función de las condiciones del entorno (disponibilidad de alimentos y clima). No tienen una temporada especifica para aparearse. Suelen ser más fértiles en aquellas zonas con aguas cálidas con abundante alimento. Las hembras desovan los huevos y estos luego son fertilizados por el macho que es atraído a través de una sustancia de olor característico. Los huevos eclosionan después de 5-6 semanas. Las larvas pueden pasar hasta dos años nadando de forma libre en las aguas del mar hasta que comienzan a adquirir la forma adulta.

Área de distribución y hábitat

Los peces Muraenidae pueden encontrarse principalmente en las aguas tropicales, aunque algunos habitan en las aguas temperadas. Más de setenta por ciento de las morenas habitan en los océanos Índico y Pacífico. Son animales que prefieren las áreas que brindan refugio como los arrecifes de coral, grietas y zonas rocosas.