Araña cazadora roja (Dysdera crocata), el brillante arácnido con mandíbulas desproporcionadas

La araña cazadora roja, conocida por los científicos como Dysdera crocata, es una especie de arácnido que forma parte de la familia Dysderidae. En los países hispanos es conocida con el nombre común de cazadora roja, pero en los países anglo parlantes se les conoce como “araña de las cochinillas de humedad” o woodlouse spider porque se alimenta principalmente de bichos bolitas o cochinillas de la humedad, es decir, de pequeños crustáceos del suborden oniscidea.

Características

Estas arañas cuentan con seis ojos. Los rasgos más distintivos de la especie son sus ocho piernas y su cefalotórax tiene textura y es de color rojo, también rojo parduzco o naranja intenso que en ocasiones puede llegar a ser muy brillante. El abdomen, por su parte, no es tan llamativo como el cefalotórax. El abdomen de la araña cazadora tiene una textura lisa y brillante, de un color pálido, en la mayoría de los casos beige o marrón amarillento, aunque también hay ejemplares con el abdomen gris oscuro, en su parte anterior tiene 2 hendiduras. Sus piezas bucales o quelíceros son, según los biólogos especializados en el estudio de los arácnidos, unos apéndices enormes y desproporcionados, casi del mismo tamaño que las especies migalomorfas. Sus patas son más claras que el cefalotórax, pero siempre del mismo color. La araña Dysdera crocata suele ser confundida con la araña Dysdera erythrina con la que comparte muchos rasgos físicos y de comportamiento. Las hembras son más grandes que los machos. Una araña cazadora roja hembra puede medir de 12 mm aproximadamente, mientras que el macho puede medir de 9-10 mm

Alimentación y ecología de la araña cazadora roja

Esta especie de araña se alimenta principalmente de cochinillas de humedad (Oniscidea) que atrapa con sus grandes apéndices bucales o quelíceros. Los quelíceros de estas arañas son grandes para facilitar la captura de las cochinillas, que pueden ser difíciles de atrapar porque son esquivas y porque tienen un caparazón bastante fuerte. En ocasiones las arañas cazadoras rojas inoculan veneno en la parte blanda de las cochinillas para evitar que desprendan un químico defensivo muy característico de las Oniscideas. Suele atacar más a las especies que no se pliegan por completo en forma de esfera, ya que tienen más facilidad para llegar a las partes blandas de este animal. Según estudios recientes la araña cazadora roja no tiene una predilección por las cochinillas de humedad, contrario a lo que puede creerse. Lo que ocurre es que las cochinillas son muy comunes en su hábitat. Los especímenes de Dysdera crocata también se alimentan de escarabajos, grillos, milpiés, tijeretas y otros invertebrados.

Picadura y veneno

La araña cazadora roja es un depredador agresivo que puede dominar presas de gran tamaño gracias a su gran mandíbula y que además puede usar veneno para inmovilizar a sus capturas, pero este veneno no representa ningún peligro para los humanos. El veneno de la araña cazadora roja Dysdera crocata es inocuo, no cuenta con toxinas que resulten perjudiciales para la vida humana. La picadura puede ser dolorosa, pero el dolor local desaparece en la mayoría de los casos en una o dos horas. El dolor es causado por la acción mecánica de su mandíbula en la piel, no por la acción química del veneno. En caso de sufrir la picadura de una Dysdera crocata se recomienda limpiar la herida con alcohol y administrar analgésicos en caso de que el dolor persista.

Hábitat

Las arañas rojas cazadoras comparten hábitat con las cochinillas de humedad, pueden encontrarse debajo de piedras, ladrillos, troncos, raíces y en básicamente cualquier lugar cálido y húmedo. También pueden vivir en las casas entre las grietas y en los jardines. Estos arácnidos no tejen telas pero suelen construir ciertas estructuras con seda para protegerse. Estas estructuras de las arañas rojas no tienen forma de red y más bien se asemejan a un toldo o a una tienda de campaña.

Se encuentran activas en todas las estaciones del año, debido a que su alimento, en la mayoría de las ocasiones, se encuentra en la propia roca o leño donde vive.

Distribución

Esta es un araña originaria de ciertos territorios mediterráneos pero ahora tiene una distribución global. Puede encontrarse en todos los continentes desde Europa, Asia, Australia, Nueva Zelanda, Sur África y América del Sur y América del Norte. En Suramérica puede encontrarse principalmente en Chile y Argentina y vive en todo el continente europeo con la excepción de la Península Escandinava. Está presente en toda la Península Ibérica y muy común en toda Gran Bretaña. En España es considerada una especie invasora exótica perjudicial.

Reproducción

Estas arañas suelen mostrar un comportamiento agresivo durante el cortejo y muchas veces las parejas se hieren con sus mandíbulas. Las hembras tejen un saco para poner sus huevos y cuidan a sus crías después de la eclosión.